Desde temprana edad a la mujer le imponen la noción de que su cuerpo tiene que estar en una eterna aspiración a lo ideal, obligándola a padecer dietas y entrenamientos. Con relación a los hombres no existe tal estereotipo, pero eso no significa que no se preocupen por su aspecto físico y no comparen su cuerpo con la imagen de algún musculoso en la portada de una revista.

De lo contrario, ¿por qué los hombres no salen del gimnasio? Lo más doloroso para ellos es que les digan que son portadores de una barriga cervecera. Por ello, es muy necesario tomar en consideración trabajar por tener un cuerpo mas adecuado, que te ayude con tu autoestima.